14/07/2017

Todo culto que se precie debe tener un escondite donde sus miembros puedan reunirse a adorar a su dios. En este caso, el culto se reune en un cementerio donde la entrada al refugio se hace a través de unas escaleras escondidas en el interior de un sarcógafo de piedra.



Para este mapa he querido probar los entramados, aprovechando los mismos para diferenciar la parte superior de la inferior. A mayores los escalones van a varios tonos para que tengan más diferenciación. Y, aprovechando unos pinceles que tengo en photoshop, he añadido la localización de una trampa de foso y de la gran estatua que preside el hall de entrada.
0